Fotografías originales para tu álbum de vacaciones

El verano es tiempo de reencuentros, de alegrías y de emociones. Es una época donde la mayoría de tardes, noches y fines de semana los tenemos comprometidos para estar con los que más queremos. Las fotografías van arriba y abajo, todos queremos inmortalizar aquellos momentos en qué estamos todos juntos disfrutando de un buen rato.

Chicos y chicas que durante el curso escolar se han ido de Erasmus ahora vuelven a casa, amigos que trabajan en el extranjero aprovechan las vacaciones para hacernos una visita, familiares que no podemos ver tan a menudo como queríamos se desplazan a nuestra casa aprovechando los días de fiesta… y otros reencuentros que hacen que meriendas, cenas, fiestas y celebraciones sean el día a día de los meses de julio y agosto. Y es que en verano queremos aprovechar al máximo de tiempo para estar con nuestros familiares y amigos que durante el año no tenemos a nuestro lado.

Los álbumes de fotografías, los imprescindibles de cada verano

Seguro que muchos de vosotros aprovecháis las vacaciones para hacer aquellos álbumes de fotografías que tanto nos gusta mirar cuando volvemos a la rutina el mes de septiembre. Los más manitas apuestan por los álbumes creativos y personales hechos a mano; los más tecnológicos buscaran aquel programa que nos permite hacer más virguerías con sus fotos; y los más sentimentales buscaran captar con imágenes aquellas muestras de afecto que se viven durante los reencuentros.

Pero… ¿cómo podemos llenar nuestro álbum con imágenes originales, espontáneas y con un toque diferenciador? Poner un fotomatón en una de estas fiestas de reencuentros es una buena elección para obtener una fotografía divertida que captará la esencia del momento: una grata sonrisa, un abrazo lleno de sentimiento, un beso de añoranza, lágrimas de alegría… Vosotros sólo tendréis que poneros delante de la cámara y ser tal como sois: la cabina fotográfica será la encargada de inmortalizar aquel momento con su muestra de afecto.

fotografías

Las fotografías evocan los recuerdos de nuestra memoria

La palabra fotografía proviene del griego photós (luz) y graphe (escritura) y significa “dibujar con la luz”. Está considerada como la técnica que permite obtener y guardar imágenes de forma permanente.

Hoy en día todos tenemos un aparato fotográfico que nos llevamos cuando vamos de excursión, de viaje, cuando tenemos una celebración importante con la familia o con los amigos, cuando queremos descubrir nuevos sitios a nuestro entorno y en registrarlos… Hablamos de aparato fotográfico porqué ahora ya no sólo son las cámaras las que permiten hacer fotografías y captar el momento, sino que también hay dispositivos móviles, como los smartphones o las tablets, que nos permiten hacer fotografías. Incluso, gracias a los avances tecnológicos podemos compartir nuestras imágenes a Internet y que la gente nos las pueda comentar o compartir al instante.

“La memoria no guarda películas, guarda fotografías”

Con esta frase, el escritor checo Milan Kundera nos hace ver la importancia que tienen las fotografías en nuestra memoria: nuestra memoria almacena imágenes, retiene momentos que por alguna razón u otra quiere mantener presentes.

Y por si acaso la memoria nos hace un mal juego, a todos nos gusta guardar en un espacio físico, sea en papel o en formato digital, aquellos momentos vividos que ahora se convierten en recuerdos y nos transmiten sentimientos, emociones, sensaciones… Y a su vez nos sirven para reflexionar sobre el paso del tiempo.

Visto así, parece fácil poder decidir qué queremos recordar y qué no a partir de las fotografías: si captamos con un aparato fotográfico aquellos momentos que nos sacan una gran sonrisa y nos provocan alegría, seguro que los mantendremos a nuestra memoria y los podremos recordar cada vez que miremos las imágenes. Las fotografías nos permiten volver a revivir un trocito de nuestra historia que se ha convertido en un recuerdo muy valioso.

comuniones

Mes de mayo, mes de comuniones

El vestido, los accesorios, los zapatos, el peinado, el restaurante, las invitaciones, la decoración, el rincón de las golosinas y el fotógrafo son los aspectos esenciales que tenemos que tener en cuenta a la hora de organizar las comuniones, un gran acontecimiento donde familiares y amigos se reúnen para celebrar esta gran fiesta.

Tal y como pasa en las bodas, en las comuniones cada vez son más comunes les listas de regalos. Antiguamente, los regalos típicos eran el reloj, los pendientes y la medalla con la cadena o con la aguja, pero ahora los niños y niñas ya piden regalos más tecnológicos como, por ejemplo, smartphones, tablets, ordenadores, consolas… y también bicicletas o patines.

La animación para las comuniones, la parte más esperada

Una vez terminada la comida, los más pequeños quieren divertirse y pasar un buen rato. Espectáculos de magia, payasos, juegos, pinta-caras, fiestas temáticas, cine, castillos hinchables… son algunas de las propuestas que podemos encontrar en las comuniones. Pero si quieres aportar un toque diferenciador te recomendamos poner un fotomatón. Pequeños y grandes recordaran el rato de desenfreno frente la cabina fotográfica y podrán escoger en cada momento aquella peluca, aquellas gafas gigantes, la máscara de su superhéroe favorito… que más les guste para ponerse delante de la cámara y hacerse una fotografía muy original y muy divertida.

No te lo pienses más, con el fotomatón te llevarás un buen puñado de recuerdos que no te podrá sacar nadie.

bodas

Bodas, fiestas y celebraciones para todos los gustos

Con la llegada del buen tiempo comienza también la temporada de bodas, bodas de plata, bodas de oro, bautizos, comuniones y una serie de fiestas y celebraciones que año tras año van teniendo lugar en nuestro país.

Los protagonistas de estas celebraciones quieren que el día elegido sea un día perfecto, que todo salga como estaba previsto, que todo el mundo esté contento y se sienta a gusto y, a ser posible, diferenciarse del resto de fiestas ya celebradas creando un evento original y a la vez divertido que capte en todo momento la atención de los invitados.

Una fiesta participativa

Cada vez hay más parejas que organizan su boda, adolescentes que hacen la comunión, padres y madres que organizan el bautizo de un hijo … que quieren que su celebración sea al máximo de participativa posible y que los invitados sientan que forman parte de la fiesta aportando su granito de arena.

El fotomatón es una buena herramienta para utilizar durante tus celebraciones para que los invitados puedan dejar su huella en el evento y llevarse ellos también un recuerdo a sus hogares. El Flash Flash Fotomatón va equipado con diversos materiales de atrezzo muy divertidos para que todos los invitados puedan sacar al niño que llevan dentro y su lado más cómico, alegre y divertido: máscaras de superhéroes, gafas gigantes, pelucas de disfraces y todo tipo de complementos para poder elegir y hacer a medida tu gran evento.

¡Y es que de las fotografías que salen por el fotomatón saldrán dos copias! Una para los invitados y la otra para el protagonista o protagonistas de la fiesta, así todo el mundo podrá llevarse un buen recuerdo del día. Y si además sois atrevidos, el fotomatón también permite la grabación de un vídeo una vez hecha la fotografía para que los invitados puedan personalizar aún más el mensaje que quieren transmitir a los protagonistas de la fiesta.

¡No lo pienses más y pone un fotomatón en tu vida!

Un recuerdo

Un recuerdo para toda la vida

Un recuerdo es aquello que nos sirve para recordar algo o a alguien. Etimológicamente hablando, la palabra recuerdo deriva del latín recordare compuesta por el prefijo re-, que significa de nuevo, y –cordare, que viene de la palabra cordis y significa corazón. Así pues, recordar significa “volver a pasar por el corazón”.

En nuestras vidas hay días muy especiales que recordamos siempre con una gran sonrisa: el nacimiento de un hijo, una fiesta de cumpleaños, nuestra boda, un gran evento de nuestra empresa, la despedida de soltera de nuestra mejor amiga… Son momentos llenos de emociones y todos ellos son los que configuran nuestra memoria y están presentes siempre en nuestro corazón.

Guárdame un recuerdo

Seguro que muchos de vosotros tenéis en casa pequeños recuerdos de fechas importantes en vuestras vidas, de sitios especiales que habéis visitado, de lugares que tienen un significado especial para vosotros…  Esto es porque necesitamos tener alguna cosa palpable para revivir nuestros mejores recuerdos durante el resto del año e incluso, de nuestra vida. Un buen ejemplo de recuerdo son las fotografías. Aunque pasen los años, cuando abrimos nuestro baúl de los recuerdos lleno de imágenes nos parece que nos estamos transportando años atrás y volvemos a vivir aquel momento que tanto nos emocionó.

Gracias a la digitalización de las imágenes, ahora ya no tenemos que esperar los largos y duraderos procesos de revelado de fotografía, y podemos tener las imágenes al instante en nuestro ordenador o dispositivo móvil. A todos nos gusta captar aquel momento especial, la esencia del segundo, y siempre llevamos encima una cámara o bien nuestro teléfono para poder inmortalizar el momento.

A muchos de nosotros nos gusta captar los momentos que nos emocionan de una manera distinta y divertida: paseamos por el paseo de la playa y nos hacemos hacer un retrato o una caricatura por un artista ambulante, nos metemos dentro de una cabina de fotomatón para inmortalizar aquel momento y que el recuerdo quede guardado en nuestra memoria, nos hacemos selfies con nuestros seres más queridos… buscamos la esencia del momento. El fotomatón es otra herramienta que tenemos para captar instantes de forma graciosa y diferente. ¿Habéis probado esta experiencia?

¿Conoces el origen del fotomatón?

Para conocer el origen del fotomatón no es necesario remontarse muchos años atrás. Fue en Nueva York en el año 1924 cuando el estadounidense de origen ruso Anatol Marco Josepho ideó la primera cabina de fotografía instantánea donde la gente entraba y se llevaba sus fotografías impresas. Esta cabina fotográfica realizaba 8 fotos en el minuto 8 por 25 centavos. Sin embargo, el origen del fotomatón, concretamente de su nombre, viene dado por la empresa francesa Photomaton que compró y explotó estas cabinas fotográficas tras ver el éxito inmediato de ellas. Con el paso del tiempo, la marca Photomaton pasó a ser el nombre común empleado para designar este tipo de cabinas fotográficas.

En su inicio, los fotomatones se instalaban en estaciones de trenes y autobuses, centros comerciales y edificios públicos. De hecho, aunque nos pueda sorprender, todavía existen algunas de estas cabinas de fotografía en espacios de la vía pública.

Los primeros modelos estaban equipados con flashes que se activaban a intervalos regulares al insertar las monedas. Las primeras fotos se realizaban en blanco y negro, y no fue hasta 1970 que llegaron las de color.

En la actualidad, los avances tecnológicos han hecho que este fenómeno se haya ido adaptando a los nuevos tiempos y necesidades. Ahora tenemos fotomatones abiertos, fáciles de transportar, personalizables, que permiten ver una secuencia de fotos, imprimen al momento… y con la era digital se ha conseguido que la foto tomada en ese mismo instante pueda ser enviada a las redes sociales o por correo electrónico inmediatamente.

¿Quién no ha posado frente a un fotomatón?

Seguro que tú o alguien cercano a ti te ha comentado que en la última boda que ha asistido, en la fiesta de su mejor amigo, o en un congreso de negocios ha posado frente a un fotomatón. Ahora la tendencia en los eventos es alquilar un fotomatón para inmortalizar aquellos momentos más importantes de nuestras vidas. ¡El fotomatón ha permitido, permite y permitirá tener un recuerdo palpable a través de las fotografías!