Entradas

el poder de las imágenes

El poder de las imágenes

Seguro que en repetidas veces has escuchado el famoso dicho “una imagen valen más que mil palabras”. Esta frase explica el poder de las imágenes a la hora de contar una historia o un hecho vivido. Y es que a la gran mayoría de nosotros nos gusta enseñar nuestro día a día a partir de fotografías.

Ahora que ya hemos entrado en la época de vacaciones, las redes sociales sacan humo con imágenes: un baño en la playa con la familia, un cóctel en una terraza junto con nuestra pareja, una fiesta con los amigos, una boda, una despedida de soltera, nuestro próximo viaje… y un montón de actividades más. Nos gusta mostrar qué hacemos en todo momento y también conocer qué hacen las personas que forman parte de nuestros círculos. Curiosamente, pero, todo lo que compartimos son momentos de ocio vividos rodeados de las personas que más queremos.

Compartimos momentos de felicidad

Hoy en día, gracias a los smartphones, el poder de las imágenes está muy presenta en nuestros días. Tenemos la posibilidad de capturar instantes en tan solo unos segundos y con un solo clic los podemos compartir directamente en las redes sociales para que las vea todo aquel que queramos que las vea.

¿Te has preguntado alguna vez por qué cuentas todo lo que te pasa en las redes sociales? ¿Quizá es porque crees que si publicas estos momentos de felicidad vividos se intensificarán? ¿Quizá es porque te gusta compartir con las personas que más quieres que es lo que estás haciendo? ¿Quizá porque te gusta ser popular y quieres conseguir muchos me gusta y comentarios a tu fotografía?

Párate un momento y piensa: ¿qué es lo primero que te viene a la cabeza de la última vez que has cotilleado las redes sociales? Seguro que es una imagen que por alguna razón u otra te ha llamado la atención. Sea de manera consciente o inconsciente, el poder de la imágenes está latente en todo momento.

fotografías

Las fotografías evocan los recuerdos de nuestra memoria

La palabra fotografía proviene del griego photós (luz) y graphe (escritura) y significa “dibujar con la luz”. Está considerada como la técnica que permite obtener y guardar imágenes de forma permanente.

Hoy en día todos tenemos un aparato fotográfico que nos llevamos cuando vamos de excursión, de viaje, cuando tenemos una celebración importante con la familia o con los amigos, cuando queremos descubrir nuevos sitios a nuestro entorno y en registrarlos… Hablamos de aparato fotográfico porqué ahora ya no sólo son las cámaras las que permiten hacer fotografías y captar el momento, sino que también hay dispositivos móviles, como los smartphones o las tablets, que nos permiten hacer fotografías. Incluso, gracias a los avances tecnológicos podemos compartir nuestras imágenes a Internet y que la gente nos las pueda comentar o compartir al instante.

“La memoria no guarda películas, guarda fotografías”

Con esta frase, el escritor checo Milan Kundera nos hace ver la importancia que tienen las fotografías en nuestra memoria: nuestra memoria almacena imágenes, retiene momentos que por alguna razón u otra quiere mantener presentes.

Y por si acaso la memoria nos hace un mal juego, a todos nos gusta guardar en un espacio físico, sea en papel o en formato digital, aquellos momentos vividos que ahora se convierten en recuerdos y nos transmiten sentimientos, emociones, sensaciones… Y a su vez nos sirven para reflexionar sobre el paso del tiempo.

Visto así, parece fácil poder decidir qué queremos recordar y qué no a partir de las fotografías: si captamos con un aparato fotográfico aquellos momentos que nos sacan una gran sonrisa y nos provocan alegría, seguro que los mantendremos a nuestra memoria y los podremos recordar cada vez que miremos las imágenes. Las fotografías nos permiten volver a revivir un trocito de nuestra historia que se ha convertido en un recuerdo muy valioso.

Un recuerdo

Un recuerdo para toda la vida

Un recuerdo es aquello que nos sirve para recordar algo o a alguien. Etimológicamente hablando, la palabra recuerdo deriva del latín recordare compuesta por el prefijo re-, que significa de nuevo, y –cordare, que viene de la palabra cordis y significa corazón. Así pues, recordar significa “volver a pasar por el corazón”.

En nuestras vidas hay días muy especiales que recordamos siempre con una gran sonrisa: el nacimiento de un hijo, una fiesta de cumpleaños, nuestra boda, un gran evento de nuestra empresa, la despedida de soltera de nuestra mejor amiga… Son momentos llenos de emociones y todos ellos son los que configuran nuestra memoria y están presentes siempre en nuestro corazón.

Guárdame un recuerdo

Seguro que muchos de vosotros tenéis en casa pequeños recuerdos de fechas importantes en vuestras vidas, de sitios especiales que habéis visitado, de lugares que tienen un significado especial para vosotros…  Esto es porque necesitamos tener alguna cosa palpable para revivir nuestros mejores recuerdos durante el resto del año e incluso, de nuestra vida. Un buen ejemplo de recuerdo son las fotografías. Aunque pasen los años, cuando abrimos nuestro baúl de los recuerdos lleno de imágenes nos parece que nos estamos transportando años atrás y volvemos a vivir aquel momento que tanto nos emocionó.

Gracias a la digitalización de las imágenes, ahora ya no tenemos que esperar los largos y duraderos procesos de revelado de fotografía, y podemos tener las imágenes al instante en nuestro ordenador o dispositivo móvil. A todos nos gusta captar aquel momento especial, la esencia del segundo, y siempre llevamos encima una cámara o bien nuestro teléfono para poder inmortalizar el momento.

A muchos de nosotros nos gusta captar los momentos que nos emocionan de una manera distinta y divertida: paseamos por el paseo de la playa y nos hacemos hacer un retrato o una caricatura por un artista ambulante, nos metemos dentro de una cabina de fotomatón para inmortalizar aquel momento y que el recuerdo quede guardado en nuestra memoria, nos hacemos selfies con nuestros seres más queridos… buscamos la esencia del momento. El fotomatón es otra herramienta que tenemos para captar instantes de forma graciosa y diferente. ¿Habéis probado esta experiencia?